miércoles, 18 de octubre de 2017

18.10.2017... En Tenerife!

Hoy desperté en Santa Cruz de Tenerife. Aquí despiertas como antes de tiempo. No he cambiado la hora del reloj con lo que estas 7 horas habituales de la mañana son las 6 horas de Tenerife.

La ciudad está dormida a estas horas y las calles tan oscuras que la sensación, al salir del hotel, era la de haberme equivocado de lugar. Tanto ha sido que me he vuelto dentro, al resguardo de la luz de los salones del hotel.

Estoy contento, motivado. Las cosas van saliendo aunque todavía no está del todo engrasada la maquinaria. Estos días, además de las cuestiones profesionales que me han traído hasta aquí, pretendo aprovechar y darle vueltas a los proyectos.

Las cosas son diferentes dependiendo de cuándo y cómo las miras. No cabe duda.

Encontrar la dirección adecuada no es fácil, cuesta bastante, pero es fundamental para comenzar a caminar.

Motivación: SERGI TORRES - Completamente Feliz...

Dice Nietzsche que...

"La esencia de la vida consiste en anhelar más vida"

martes, 17 de octubre de 2017

Toda situación complicada es digna de solución o, en su caso, de ir a peor. Pero hasta en lo peor, con fuerza y tesón, podemos superar.

lunes, 16 de octubre de 2017

Momentos que quedan...


Dice Thomas Merton que...

"Para que el lenguaje tenga algún significado, debe haber intervalos de silencio en algún momento, para separar palabra de palabra, y expresión de expresión.
Quien se retira al silencio no necesariamente odia el lenguaje. Quizás sea el amor y el respeto por el lenguaje el que le impone silencio.."

domingo, 15 de octubre de 2017

15.10.2017... Entre silencio!

Ya por aquí, sí. Digamos que envuelto de nuevo en los ruidos y algo vacío de silencio. Y digo algo porque nunca alguien está completamente vacío en ningún lugar, aunque piense lo contrario. Pero sí, vuelta a la normalidad tras estos días de puente que han sabido a gloria, como solo sabe el perfume que baña esos campos nuestros.

Es verdad que tengo una especie de pasión y tal vez 'tontería' por mi pueblo. Es verdad que aprovecho cada línea para hablar y ponerlo en valor. Sé que las cosas tienen el valor que cada uno de nosotros le queramos dar; lo mismo para uno puede ser mucho que para otro nada.


También reconozco que el día a día en estos lugares, municipios rurales que el tiempo castiga con esa lenta despoblación y falta de inversiones en infraestructuras y dotaciones,  es bastante duro y por ello aplaudo a los que van aguantando, a pesar de los pesares, en el día a día, la vida en estas calles que para mi son esencia, tierra y raíz. 


Y es cierto, no todos tienen por qué tener mis sensaciones ni regresar con ese brillo del que apura hasta la última gota, o el último silencio, con ese ansia de no saber cuando volver aun  estando a tiro de piedra.



Estos días que el sol, todavía en este otoño, nos acompaña, he podido pasear por el campo, entre tierras que, desgraciadamente secas, humedecen nuestra mente con esa sensación de silencio que emociona más allá del sentido primitivo de nuestra esencia evolutiva.

Y he despertado en el silencio, entre unas nieblas otoñales que como visillos adornan y guardan esos campos de Minaya. Un sentir poético que tan solo esté rincón nos ofrece. 

Las mañanas han sido frescas. Un frío envuelto en la humedad de la niebla que invitaba a tumbarse en las tierras dejando que el olor a pueblo impregnara todo el cuerpo.

A veces el silencio nos asusta, pero casi siempre, si lo seguimos, engrandece nuestra alma.

Cuando camino en el silencio de estas tierras reconozco en verdad todos mis vacíos, mis miedos, mis peligros y miserias. Es como si me diera cuenta, como decía Pascal, que todas las desdichas miserables se debiesen a una sola cosa, a no saber permanecer en reposo en una habitación.

Parece que vivimos en un continuo deseo de estar alejados de nosotros mismos. Buscamos estremecimientos absurdos que nos alejan de nosotros, del silencio. ¿Miedo?

Es el miedo a caminar en solitario, a sentarnos en silencio, a encontrarnos de frente con nuestras carencias.

El silencio te obliga a encontrarte contigo.

El silencio te hace creer en ti.

El silencio te busca en el único estado en el que tu ser es capaz de entregarse a ti con la máxima humildad.

Si no somos capaces de relajarnos y disfrutar de nuestro presente entonces es que realmente tenemos un problema.

Después de unos días por allí, volver al ruido mundano es algo que apena y entristece, aunque siempre haya motivos para volver.

A veces creo que escribo para dar cuenta de los estados del alma, para que el tiempo quede.

Escribir no deja de ser un  vivir en el aquí y en el ahora. Escribes en el momento y eres consciente de cada palabra y pensamiento.

Dotamos de sentido ese ciego discurrir del tiempo que nos llena de ruido y velocidad la vida.

Ir dejando por aquí, en estos cuadernos, los momentos, las sensaciones de estos silencios, de estos caminos, es como ir guardando en un álbum de fotos las imágenes de la vida.

Somos dueños de privilegios que no todos pueden tener,  la vida de cada uno está escrita con un destino diferente, a veces incluso ajeno a uno mismo. Por ello deberíamos aprender a valorar más lo nuestro y no olvidar nunca que otros no lo puedan disfrutar no quiere decir que no tengan el mismo derecho a hacerlo.

Con los años cada vez agradezco más, no sé si incluso cada vez busco más, esos instantes de soledad y silencio. Es curioso cómo así incluso consigo percatarme de mucho más de lo que me rodea que en ese caminar diario lleno de prisas.


Hacia tiempo que no pensaba que el silencio puede estar rodeado de ruido porque el verdadero silencio es el de nuestro interior. 


Dejamos que todo se vaya, se estropee. Esta ahí delante y no nos percatamos de esa presencia. 

Sintamos el presente y busquemos la belleza en todo lo que nos rodea. 

Y así, entre el sonido del silencio, termino estas notas con uno de esos temas de motivación que me encantan...

Si podemos evitar lo evitable, ¿por qué volvemos una y otra vez sobre lo mismo como si fuera inevitable?

jueves, 12 de octubre de 2017

12.10.2017... A quemar las naves.

Hoy, día en el que los españoles celebramos el Día de la Hispanidad, la Fiesta Nacional de España, y que, envueltos en un momento convulso de nuestra historia, más que nunca debemos demostrar la fortaleza como país, la unión de ese país que ha superado envites que nos han hecho temblar pero nunca naufragar, me he permitido reflexionar sobre el Éxito.

El Éxito para cada uno de nosotros puede tener un significado distinto, para unos puede ser una cosa y para otros otra. Unos buscan el éxito en lo profesional, en lo material, otros lo hacen en su interior en su vida personal o, simplemente, en su caminar diario. Pero lo que sí es cierto es que para tener éxito en lo que sea, en el nivel que sea y que se desea, hay que trabajarlo diariamente y arriesgar.



El éxito va acompañado de decisiones y lo más importante en ciertas etapas de la vida, y nunca es tarde, es decidir cuanto antes qué es lo más importante para nosotros e ir a por ello sin mirar atrás, con prudencia, con paciencia, con perseverancia. Marcarnos metas y objetivos. Arriesgar y caminar pase lo que pase.

No todo se hace por dinero o por llegar a más. Hay que hacer las cosas porque nos apasionan de verdad.

¿Qué deseas ser?

¿Qué quieres lograr?

¿Cómo quieres vivir el resto de tu vida?

Saber lo que quieres y a por ello.

A veces pensamos que las personas de éxito, en el ámbito profesional o vital, no han hecho nada para obtenerlo, les ha llegado como caído del cielo. No conozco a nadie que no le haya costado conseguir aquello que desea. Pero debemos que tener definidos nuestros objetivos, nuestros deseos.

Está comprobado y escrito en cientos de estudios, de esos que aparecen por ahí en internet, que las personas que escriben y definen sus objetivos tienen un 33 por ciento más de probabilidades de conseguirlos que los que no lo hacen.

¿Por qué no lo haces tú? ¿Por qué no coges ahora mismo un papel y escribes, en primer lugar, cuál es tu definición de éxito, respondes a las tres preguntas anteriores y anotas tus objetivos a corto y medio plazo? Pelear, trabajar, perseverar, por unos objetivos a corto y medio plazo va a generar tu éxito a largo plazo.

Andamos siempre envueltos en intenciones, pero si no hay acción de nada sirve.

Y para conseguir lo que se quiere, sea lo que sea, hay que arriesgarlo todo. Para ganar en un juego hay que jugar; para ganar una carrera, hay que correr; para obtener beneficios en un negocio, hay que arriesgar.

Admiro a todos aquellos que intentan, una y otra vez, las cosas y no se dan nunca por vencidos. No intentar algo es fracasar. Y aquél que arriesga sin duda que puede perder, pero lo habrá intentado y a otra cosa.

Todas las metas se consiguen, aunque puedan parecer imposible, primero focalizándolas en nuestros pensamientos, con motivación, y pasando a la acción sin parar hasta que se consiga o se 'muera en el intento'.

Hay una historia que me encanta y siempre suelo contar en mis sesiones de éxito, motivación y liderazgo (liderandoT). Seguro que todos la conocéis o habéis oído en alguna ocasión. A mi me encanta porque es la esencia misma de aquel que quiere conseguir sus objetivos a toda costa, renunciando a dar marcha atrás ante un eventual fracaso. Porque no hay fracaso si hay valor y valentía de llegar hasta el final en nuestro objetivo, en lo que creemos.

Hace muchos cientos de años, Alejandro III de Macedonia, nuestro conocido Alejandro Magno, al llegar a las costas de Fenicia en una expedición, allá por el año 335 A.C. se dio cuenta que sus enemigos le triplicaban en número y que su tropa se veía derrotada incluso antes de pisar el campo de batalla.

Pero Alejandro Magno desembarcó e inmediatamente mandó quemar todas las naves. Mientras los barcos, su flota, ardían, el líder macedonio reunió a todos sus hombres y les dijo: 
"Observad cómo se queman los barcos... Esa es la única razón por la que debemos vencer, ya que si no ganamos, no podremos volver a nuestros hogares y ninguno de nosotros podrá reunirse con su familia nuevamente, ni podrá abandonar esta tierra que hoy despreciamos. Debemos salir victoriosos en esta batalla, ya que solo hay un camino de vuelta y es por el mar. “Caballeros, cuando regresemos a casa lo haremos de la única forma posible, en los barcos de nuestros enemigos”».
Esta es la esencia del éxito: insistir, perseverar, no retroceder ni abandonar jamás, echar palante pase lo que pase o nos encontremos lo que nos encontremos en el camino o enfrente. "Quemar las naves", ir a por todas. Nada es fácil.

Alejandro Magno venció en aquella batalla y regresó a su tierra con las naves conquistadas.

La seguridad de poseer algo, muchas veces, nos hace renunciar a la posibilidad de conseguir algo mejor. Lo que tenemos fácilmente a nuestro alcance nos impide crecer, haciendo que la seguridad se convierta en mediocridad, en fracaso y monotonía.

Compromiso y valentía, no una valentía arrogante, una valentía humilde. Tomar decisiones, caminar hacia un objetivo no es fácil. Nos puede dar miedo, nos puede intentar paralizar el miedo, pero la entrega total y la fe es lo que marca la diferencia entre los que llegan y los que se quedan por el camino envueltos en el desánimo o la pereza.

Todos tenemos opciones, todos podemos ir a buscar ese éxito que queremos, que deseamos. Solo hay que saltar a la orilla, quemar las naves, no mirar atrás y tirar hacia delante pase lo que pase.

Hay que salir a buscar las oportunidades. No quedarnos en la seguridad.

Asumir riesgos, soñar, construir, caer, levantar... tener Éxito.

Muchos de nosotros hemos quemado naves muchas veces, y nos quedan muchas por quemar. Pero también muchos de nosotros, en los retos a los que nos enfrentamos, hemos dejado un camino de salida, una posibilidad de marcha atrás. No hay que dejar una puerta de salida, hay que quemar las naves y que sea lo que dios quiera. 

Christopher Gardner, millonario emprendedor, conferencista y filántropo estadounidense, en cuya vida se basó la película “En búsqueda de la felicidad”, nos enseña que cuando uno tiene realmente un objetivo y quiere comprometerse con él nunca debes tener un Plan B. Cuando de verdad tomas una decisión y escoges tu Plan A el tener un Plan B lo único que va a hacer es distraerte.

El Éxito es saber trabajar en nuestra superación cada día. Sea en lo que sea: en nuestra empresa, en nuestra vida, en un proyecto concreto, un reto, en nuestro crecimiento espiritual o personal.

Por cierto, y para terminar, sé que alguien puede decir que existe una versión en la que se le atribuye el nacimiento de esta expresión a los tiempos de Hernán Cortes y la conquista de México (1521). Cuentan que, durante esta operación se produjo un motín y que el caudillo, tras el correspondiente consejo de guerra, mandó hundir (que no quemar) la mayor parte de sus barcos. Todo para que nadie tuviera la tentación de recular por la dificultad de la misión. Les diré que la versión más consistente sobre el nacimiento de la expresión «quemar las naves» tiene su origen mucho antes. Concretamente en el siglo III antes de Cristo, tal y como refleja Manuel Campuzano en su libro «Alejandro Magno. La excelencia desde el liderazgo» (Visión).

Feliz noche amigos.

#liderandoT

Dice Stephen Covey que...

“Lo más importante en la vida es que lo más importante sea lo más importante”

martes, 10 de octubre de 2017

10.10.2017... Ya aquí: 'Silenciando el Camino. Diaforismos 2013/2016'...

Cuando uno abre la caja, que te trae el mensajero, y coge en sus manos, no sin cierto nerviosismo, el libro, su libro, es algo así como que todos los sentimientos se agolpan en un instante, en ese kilogramo de papel que contiene algo así como la esencia de tu ser.

Casi un año de trabajo, de tiempos, de correcciones, para ver impreso en una edición fabulosa, atractiva, esos cuatro años de escritura personal, aforística y poética.

Y aquí está ya, por fin, en mis manos, 'Silenciando el Camino' y casi desde ya, ahora mismo, a la venta al público.



Con una portada que no deja de ser un homenaje a mis campos, a mis tierras, a mi pueblo, Minaya; entre otras cosas porque en sus páginas habita Minaya

Un libro que invita y busca el silencio. 
Un libro para reflexionar, pensar y leerlo a trozos. 
Un libro en el que se comparten ideas, opiniones y pensamientos; escrito desde la humildad y el amor por la libertad, por los libros, la filosofía, la vida, la poesía y el campo. Ese campo que siempre me acompaña y nunca olvido, esté donde esté, ese campo que es mi casa: Minaya.

Son algo más de 700 páginas de tinta, que como sangre recorre cada hoja perfumándola de vida.

Estoy contento y satisfecho, ahora solo me gustaría que fuera del agrado de los lectores y que, cuántos más mejor.

Me gustaría que estuviera en todas las librerías de España, pero no podrá ser así, habrá que adquirirlo bajo pedido (algo ya habitual) y tan solo en Madrid y, posiblemente y así me gustaría, en Minaya, podrán encontrarse en librerías.

El precio de venta al público es de 20 € sin gastos de envío. Un precio que viene marcado por la cantidad de páginas y se establece de forma legal. Creo que el precio es lo de menos, de hecho no dejaría que nadie se quedase sin leerlo por no disponer de ese dinero para adquirirlo.

 Compra 'Silenciando el Camino'...


'Silenciando el Camino. Diaforismos 2013/2016' es mi cuarto libro publicado y, tal vez, el más personal. Primero fue 'Diario de un Blog', luego vino el poemario 'Cuando el Silencio me Llama' y después '¿Por qué no te lees?'. Entre medias colaboraciones en revistas y la coordinación del libro 'Guía del Concejal'.

Preparo en estos momentos dos libros más que, espero, se puedan publicar el próximo año, una vez pase la presentación de 'Silenciando el Camino'. Uno de ellos será sobre liderazgo, otro de los temas que me apasionan y el otro será mi segundo poemario.

No puedo más que sentirme emocionado y orgulloso de este nuevo libro y esperar que todos los interesados lo adquieran y disfruten.
Sin darnos cuenta vamos escribiendo las páginas de nuestra vida día a día. Unas las emborronamos, otras arrancamos ‬y el resto ahí queda componiendo esa novela de novelas, ese poema que siempre quedará.

lunes, 9 de octubre de 2017

Dice Osho que...

"No te preocupes si eres un soñador. Todas las personas que hay en torno a mí son soñadores. Sueñan con un estado de conciencia más elevado... La evolución del hombre y su conciencia dependen de estos soñadores...
Hay que convertir los sueños en realidad, y no la realidad en sueños"

domingo, 8 de octubre de 2017

08.10.2017... España dice NO a los golpistas.


Lo prometo, no iba a escribir hoy de lo que voy a escribir. No me apetece opinar, aunque esté en mi derecho, sobre cuestiones políticas porque bastante lo he hecho en gran parte de mi vida. La política va unida a mi desde siempre, soy de los que piensan que forma parte de todos y cada uno de nosotros, aunque pretendamos ser ajenos a ella. De las decisiones políticas depende el futuro de las sociedades y las decisiones políticas, he ahí la cuestión, las toman hombres (neutro), personas.

Sería deshonesto conmigo, en este día de hoy, si no me mostrara orgulloso y emocionado de lo que ayer y hoy ha ocurrido en nuestro país, en este caso, como respuesta (por fin) a decisiones tomadas de modo incongruente y, diría, personalista.

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Aquellos que saben y conocen lo cómodos que somos en nuestra mayoría, a la hora de responder, aprovechan para ventilar sus opiniones como si fueran únicas convirtiendo mentiras en verdades.

No sé si vivimos en un país de tontos o es uno de esos en los que habitan demasiados listos.

Esta semana que ha pasado, he estado trabajando en Segovia. En esta maravillosa ciudad castellano leonesa, he degustado España y su historia, la poesía y la memoria.

Entre el Alcázar y la Diputación, su Catedral y el Acueducto; sus templos gastronómicos como José María, el Duque y Cándido; esas calles empedradas repletas de rincones sombríos, un sol de justicia poco visto en el mes de octubre y la poesía de los momentos.

Un magnífico anfitrión, Francisco Vázquez, Presidente de la Diputación de Segovia, junto a otros presidentes y diputados provinciales de toda la geografía española y de todos los colores políticos. España sin fisuras.

Hemos sentido los miedos, las incertidumbres y la zozobra de los paisanos catalanes que nos acompañaban en las jornadas. Ahí estaba Manuel Baltar de Ourense, Paco Reyes de Jaén, Miguel Ángel de Badajoz, Benjamín de Cuenca, Rosario de Cáceres, Miguel de Huesca, Marái Teresa de Zamora, Luis de Soria y un largo etcétera de presidentes de otras diputaciones que se me van ahora mismo...

En todos ellos una preocupación, además de las habituales de sus provincias y municipios: la situación de España y la deriva a la que nos han llevado aquellos que, desde un personalismo absurdo, han decidido romper la convivencia de un Estado hasta ahora fuerte, entre otras cosas, por su unidad.

Al más puro estilo golpista y populachero, unos personajes políticos, de la sociedad catalana, han querido enfrentar a una sociedad que, más allá de sus diferencias culturales e ideas, jamás ha pretendido ni pretende romper con el resto.



Pero por fin, por primera vez diría yo, los silenciosos, los cómodos, esos que nos cuesta movernos del sillón para expresar nuestras opiniones, hemos salido a la calle. 

España ha respondido a los golpistas con un NO a la ruptura de este país.

España se ha hecho más español en estas últimas semanas. Las banderas han inundado las calles de todos los puntos y rincones de nuestro país pero, con más fervor y con mayor importancia, diría yo, las calles de Barcelona hoy.

Las banderas de España han llenado de color, junto con las banderas de Cataluña, las calles de esa hermosa y bella ciudad (que me fascina) que quiere seguir formando parte de este inmenso país.

Qué necesidad tenemos para esto. Qué necesidad de separarnos cuando lo que prima en este siglo es la unión para así generar progreso juntos. Qué ignorantes somos.

Creo que, más allá de otras consideraciones, quién rompe la unidad, quién no respeta e incumple las normas y la ley, debe ser castigado por medio de la justicia como lo sería cualquier ciudadano por cualquier otra infracción.

Creo que lo único que han conseguido los separatistas es unir más a los españoles, que somos más, muchos más, y nos han sacado, por fin, de nuestro letargo para defender y vestir, con orgullo, la unidad de nuestro país, nuestra bandera y nuestro himno.

Hoy escribía mi admirada JS, en su perfil de instagram, algo que solo puede escribir alguien que ha vivido y vive,  desde la experiencia, lo que supone, o es, una ruptura en tu país: "Para aquellos que desean que su propia experiencia les enseñe que una verdadera fuerza no está en la separación, sino en la unidad, antes de que sea tarde, sería útil organizar un vuelo directo Barcelona - Donetsk. Una lección educativa de tal actividad consistiría en que, a la hora de aterrizar, anuncien  la cancelación del aterrizaje y el regreso al aeropuerto de partida, por motivo de la ausencia del... aeropuerto. A la pregunta: ¿Cómo es que no hay aeropuerto?! se contestaría: "Es que YA NO lo hay..."


¿Queremos separarnos? Yo diría que, aquél que no desee formar parte de España que se vaya a cualquier otro punto del mundo. No nos hace falta que siga por aquí, enredando entre nosotros. Aquí se está para sumar, no para restar.



Orgulloso de España, orgulloso de Cataluña y orgulloso de ser español.

Y cómo no, orgulloso y agradecido, también, de todos aquellos que trabajan día a día por mantener el orden y la seguridad: los Cuerpos y  Fuerzas de Seguridad del Estado, y en especial a la Guardia Civil y el Cuerpo de Policía Nacional.



Y sí, hoy termino con nuestro himno, pero en lugares en los que nunca sería inimaginable que sonara. 

Estas noches nuestro himno ha sonado, yo creo que por primera vez, en las discotecas españolas. Y por cierto, a nadie le ha entrado ningún tipo de alergia. Con orgullo...


Hoy tengo más claro que nunca que la mente y la actitud es capaz de hundirte o levantarte. ‬En la misma adversidad alguien es capaz de no levantar cabeza y otros utilizar la caída para reinventarse.

sábado, 7 de octubre de 2017

Todo puede ser modificable, incluso el camino que transitamos, si los resultados que vamos obteniendo no son los q‬ue buscábamos. Lo fundamental es parar y analizar.

miércoles, 4 de octubre de 2017

04.10.2017... El mosquito trompetero!!

Ha tenido uno estos días de atrás, debido a esos principios de catarro que luego no llegan a ser, los oídos taponados.


Más allá de lo que podía ser cierta molestia, la gente al hablarme tenía que repetirme las cosas varias veces, la sensación de silencio era tal que a veces parecía me encontrase en una especie de burbuja.

Pero el taponamiento se pasó y vuelvo a escuchar finamente cada sonido y ruido que nos rodea.

Tan finamente que esta noche un mosquito, que decidió dedicar su tiempo a sobre volar, acrobáticamente, mi habitación, me ha mantenido en vela prácticamente las horas en las que debía haber estado durmiendo plácidamente.



Escuchaba su zumbido mientras se acercaba, burlando la oscuridad, hasta que revoloteaba sincronizado sobre mi cabeza.

Evidentemente, tres o cuatro picotazos como mínimo.

Y mientras pensaba en el mosquito, tratando de obviar su vibración para dormir algo, pensaba también en la cantidad de mosquitos trompeteros, con cuerpo humano, que existen por ahí revoloteando y que, más allá de vuelos acrobáticos, lo que hacen es tocar las narices, por ser educado y no decir 'tocar los coj...', continuamente a los demás. 

Molestar, incordiar. Seguir molestando, seguir incordiando, parece es el modus vivendi de muchos personajes que nos rodean en nuestras vidas o que aparecen de vez en cuando en el momento que pensabas ya te habían olvidado.

Porque a veces lo que realmente quieres es que este tipo de personajillos te olviden, te dejen de incordiar y tratar de picar.

Yo, ciertamente, en mi vida tengo muchas cosas que hacer, tal vez demasiadas, no tengo tiempo de andar criticando -ni me gusta- a unos y a otros.

Si cada uno nos dedicáramos más a lo nuestro nos iría mejor en el conjunto.

Dice el Dalai Lama que...

Lo importante, es que nuestra vida cotidiana sea significativa, que nuestra actitud sea positiva, que sea feliz y cálida.

martes, 3 de octubre de 2017

No hay razón para no levantarnos y caminar hacia lo que queremos. La única razón sería el miedo al fracaso‬ y eso no está contemplado en nuestro diario de viaje. El fracaso es un aprendizaje para subir el siguiente escalón.

lunes, 2 de octubre de 2017

Dice Osho que...

"Despójate del miedo a la inseguridad. El amor es inseguro, la vida es insegura. No vivas con miedo, porque una persona que vive con miedo realmente no vive, sino que vegeta. Las personas que viven con miedo siempre están centradas en la muerte. El miedo significa miedo a la muerte. Todo el miedo que uno siente puede reducirse al miedo a la muerte. Si te centras en la muerte, te pierdes la vida. Porque ¿cómo puedes disfrutar de la vida si sólo piensas en la muerte?
Una persona que teme la aventura siempre estará cerrada. Vive prácticamente en una tumba. Todo le da miedo; está atormentada por todo tipo de miedos, se vuelve paranoica. No puede vivir; tan solo sobrevive. Sobrevive, pero no vive.
Tienes que despojarte de este miedo, porque no desaparecerá y se irá haciendo más grande hasta que te entierre con su lodo".

domingo, 1 de octubre de 2017

01.10.2017... Minaya no quiere ser Independiente de nadie!

Minaya, es un municipio español, situado al sureste de la península ibérica, en la provincia de Albacete, dentro de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Se encuentra a 53 km. de la capital provincial y en 2016 contaba con 1.543 habitantes, según los datos oficiales del INE

Minaya no es independiente, ni quiere, ni piensa, ni desea, ni pretende serlo. Es a la conclusión a la que he llegado, tras una jornada de análisis vario y variado, en estas tierras mías, charlando con uno y con otro, de los pocos que me encontré, en la felicidad de un botellín en una mesa del bar que regenta José, antes Diego, y mis paseos por las calles semi vacías de este rincón de España que me acuna en la vida.



En Minaya no queremos la independencia, ni siquiera de esa región fabulosa, nuestra, que es Castilla la Mancha; pero tampoco queremos que otros se independicen de nosotros. No queremos ser independientes de nadie, es más, queremos la dependencia.




Minaya quiere ser dependiente, queremos que todos nos disfruten, que nos visiten, que nuestras calles se llenen de chiquillos corriendo, de parejas paseando, de abuelos tomando el fresco en las puertas de sus casas; de chavales montando en bici por los caminos, de jóvenes besándose en las esquinas. Queremos que nuestro pueblo se llene de españoles, de riojanos, madrileños, catalanes o extremeños; que vengan 'forasteros' -como se decía antes- de cualquier lugar del mundo y llenen de alegría y vida cada uno de estos rincones. Que nuestra gastronomía sirva para romper las dietas de unos y otros, para subir ese colesterol que luego puede bajarse con cuatro carreras por el camino de la estación.

Queremos abrazar al que venga y llorar por el que marche. Sabemos que la riqueza de unas tierras está en la gente, en las personas. Estoy seguro que cuantos más mejor, cuanto más unidos más grandes. Queremos sumar.

Ayer me dejé caer por mi tierra. Creo está medianamente claro. Tan necesario como vital. 

El patio, mi patio; una silla en el centro, mi silla;  el sol entre las nubes, mi sol; el silencio y yo.

El olor a campo, el repicar de las campanas de la iglesia. El sentido de la paz tras una semana de intensidad que aumenta por momentos.

La vida en un instante, como ese que engrandece el resto del tiempo. Todo el camino, por muchos obstáculos que encontremos, tiene su sentido.

Hacemos de los días poesía con pequeñas cosas que, a lo mejor, son grandes cosas o más grandes de lo que pensamos, para nosotros.

Los olores. Aquí los olores son tan intensos que te llevan y vuelven de un tiempo a otro. Tu casa, tu madre, esa cerveza con tu padre, tu pequeño rincón que va llenándose de ese arte a base de pinceladas poéticas. Tu sol, tu sombra, tu vida.

Y claro, cómo no, ese pisto con pimientos y conejo, esa tortilla de patatas y huevos de corral que sencilla y simplemente está preparada con manos que desprenden el cariño de una madre que, además, tiene la cualidad de ser una extraordinaria cocinera. 

Y en esos instantes casi todo da igual. Simplemente los vivo porque creo que debo vivirlos con la máxima intensidad. No vivirlos sería perderlos, dejarlos ir y yo, así como soy, no pienso hacerlo.

¿Y dicen unos que quieren independizarse? ¿Pero quién, quienes? ¿De qué? ¿dónde? ¿de España? ¡Pero pijo..! ¿pero qué quieren? ¡Te paice la chorra! ¡Será posible el guacho! ¡Será tontoloscojones!

¿De todo esto que estas tierras ofrecen y pueden poner en común para llegar a ser un país todavía más grande de lo que somos?

Hoy España ha dado una imagen lamentable, no solo internamente sino al exterior. Lo que ha ocurrido hoy en esa región que tanto quiero y defiendo, Cataluña, tan llena de historia, cultura y vida, es realmente impresentable. 

No voy a hacer mucho comentario de lo ocurrido. Tiempo habrá para el análisis. Tampoco ahora es momento de echar culpas a unos u otros del porqué se ha llegado hasta aquí. La ruta estaba marcada desde hace tiempo pero, se ha dejado ir y lo que se deja ir termina por irse también de las manos. 

Y de esto no tienen culpa los catalanes, ni unos ni otros. Tienen culpa los dirigentes, los responsables políticos que llevan a todo un pueblo por un camino difícil y sin sentido.

Ayer, tomando ese botellín en el bar del pueblo, J lo decía perfectamente: "si yo salgo del bar y me pongo a dar patadas al coche del guardia local, me detienen". Ya está, no hay más que hablar. La ley está para que la cumplamos todos, no unos pocos.

Mi admirado Sánchez Dragó publica hoy, en El Mundo, un artículo mudo. Como es un artículo mudo, quiero decir, sin opinión, me permito copiarlo por aquí.

Titula y dice así:
CÓDIGO PENAL 
ARTÍCULO 472 – Son reos del delito de rebelión los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes: 1. Derogar, suspender o modificar total o parcialmente la Constitución. 5. Declarar la independencia de una parte del territorio nacional. 7. Sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del Gobierno.  
Artículo 473 – 1. Los que, induciendo a los rebeldes, hayan promovido o sostengan la rebelión, y los jefes principales de ésta serán castigados con la pena de prisión de quince a veinticinco años e inhabilitación absoluta por el mismo tiempo; los que ejerzan un mando subalterno, con la de prisión de diez a quince años e inhabilitación absoluta de diez a quince años, y los meros participantes, con la de prisión de cinco a diez años e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a diez años. 2. Si se han esgrimido armas, o si ha habido combate entre la fuerza de su mando y los sectores leales a la autoridad legítima, o la rebelión hubiese causado estragos en propiedades de titularidad pública o privada, cortado las comunicaciones telegráficas, telefónicas, por ondas, ferroviarias o de otra clase, ejercido violencias graves contra las personas, exigido contribuciones o distraído los caudales públicos de su legítima inversión, las penas de prisión serán, respectivamente, de veinticinco a treinta años para los primeros, de quince a veinticinco años para los segundos y de diez a quince años para los últimos.  
Artículo 544 – Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.  
Artículo 545 – 1. Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo. 2. Fuera de estos casos, se impondrá la pena de cuatro a ocho años de prisión, y la de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de cuatro a ocho años.
Y es que, sinceramente, poco cabe más como opinión que la de hacer cumplir esa ley que al resto de españoles nos hacen cumplir en nuestro día a día vital.

En Minaya seguiremos degustando nuestras gachas, nuestro pisto y nuestras pernalas. Continuaremos sintiéndonos españoles, manchegos y catalanes sin ningún tipo de complejo por ello. Y desearemos que todo aquél que le apetezca y guste, nos visite con el ánimo de enriquecer de felicidad y poesía estas tierras y no en el triste ánimo de estar jodiendo la marrana por capricho.

Y terminemos con este tema motivador para este domingo...



A veces es mejor dar dos pasos atrás y sumar que enquistarnos en una sin razón para terminar en el fracaso.

sábado, 30 de septiembre de 2017

viernes, 29 de septiembre de 2017

jueves, 28 de septiembre de 2017

Dice el General Douglas Mc Arthur que...

“Nadie envejece por vivir años, sino por abandonar sus ideales. Eres tan joven como lo sea tu fe, tu confianza en ti mismo, tu esperanza. Eres tan viejo como tu temor, tus dudas, tu desesperanza.”

miércoles, 27 de septiembre de 2017

27.09.2017... De esas reflexiones del miércoles!!

Está claro que cada uno vive su vida, y en su vida, como quiere, puede o le dejan sus propias creencias casi siempre limitantes.

Cada uno entiende  la felicidad de la vida como quiere o puede y ello tiene mucho que ver con el vivir.

Reflexiono sobre esto pensando en los días en los que uno va y viene sin parar, consiguiendo también una acumulación de malestar que a veces pensamos  que fascina.

Uno puede llevar su vida al límite de lo que cree o quiere. Los cuerpos, más o menos sabios, nos van ofreciendo avisos que si escuchásemos con atención, son verdaderas alarmas de lo que puede ocurrir en un futuro más o menos inmediato si no hacemos caso.


Una de las cosas que todos, absolutamente todos, nos proponemos como objetivo en la vida es ser feliz. Nos obsesiona tanto el conseguir la felicidad que solemos olvidar que a veces, en esos instantes o momentos de felicidad pasajera, también estamos perjudicando a la larga nuestras vidas.

El éxito es la felicidad; sin felicidad no hay éxito y sin éxito no hay felicidad. Para unos el éxito supone una cosa, para otros lo es todo y en algún caso nada. Éxito es vivir con calidad de vida y, para ello, lo importante es poner esos mimbres cuando podemos hacerlo.

En la vida solo se prospera con salud y a veces nos olvidamos de que uno de los principios básicos es cuidarnos y preocuparnos.

Deberíamos decidir cuanto antes que es lo más importante para nosotros en nuestras vidas: acumular riquezas materiales o enriquecernos física y espiritualmente buscando una salud no sólo del cuerpo sino de la mente y el alma.

¿Tenemos claro cómo estamos?
¿Sabemso en qué queremos ser mejores?

Retrasar las cosas, no hacer aquello que debemos hacer es un mal hábito, diría que de los peores que podemos tener. Ser disciplinados en la vida es el hábito del éxito.

No todo se hace por dinero o por llegar a más. Las cosas hay que hacerlas porque nos apasionen de verdad, porque deseamos hacerlas.

Normalmente siempre tenemos mucho más claro lo que no queremos que lo que queremos. A lo mejor lo que tenemos que hacer es una lista de lo que no queremos y así nos será más fácil hacer lo que queremos.
El peligro de la locura colectiva es que siempre habrá más sensatos que responderán con la fuerza del raciocinio.

martes, 26 de septiembre de 2017

Los Morancos (Parodia) Maluma - Felices los 4

Todos tenemos una mente llena de perturbaciones que nos hacen comportar de forma errónea. Pero no todos somos capaces de reconocerlo. El primer paso para ir hacia dónde queremos es tomar el control de nuestra mente.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Dice Woody Allen que...

"La ventaja de ser inteligente es que se puede fingir ser imbécil, mientras que al revés es imposible."

domingo, 24 de septiembre de 2017

24.09.2017... Otoño poético...!

Esta semana, que terminamos, ha dado comienzo al otoño, esa estación que transita del verano al invierno y que siempre rezuma poesía. Curiosamente, en esta época que el sol que nos acompaña pierde fuerza, que los días comienzan a caerse como las hojas de los árboles, es mi período de mayor producción poética. 

Esta mañana salí a correr en solitario y pensaba en ello. No era un estado de melancolía, simplemente meditativo. Las estaciones son como etapas en el año en las que todo aquel que transita por ese mundo literario, entre filosofía y poética, encuentra en su estado la composición necesaria para verse atraído por lecturas diferentes o verter palabras de uno u otro estilo según le vienen.

El otoño, desde siempre, huele a tierra mojada, a esa luz que atraviesa los campos que me inspiran y evocan lo poético de la vida.



En estos días pasados, presentando la exposición de mi amigo Chema Rodrigo, ensamblando con esa nueva proyección que me lleva desde tiempo, #versosdArte, me daba cuenta de lo a gusto que me siento envuelto en este tipo de actividades mucho menos complejas, menos materialistas y más llenas de arte y poesía.

Busco entre los cuadernos y papeles todos esos versos que tratarán de conformar mi próximo poemario. Está a punto de salir publicado 'Silenciando el Camino. Diaforismos 2013 - 2016' y ya estoy acumulando material para el próximo. Cierto es que no tiene que ver el uno con el otro. Creo que es el momento de volver a publicar poesía tras aquel inicio, hace diez años ya, con el poemario 'Cuando el Silencio me Llama'. Decía que, releyendo versos me doy cuenta que el poeta es viento, ese que busca sin cesar esconderse en los rincones de cada corazón. 

El poeta no deja de vigilar, a veces de lejos, otras más de cerca, cada uno de los altares que va poniendo a sus derrotas.

Leyendo los versos propios, esos de años lejanos o próximos, uno también lee su propia historia que, sin darse cuenta, va tejiendo en la memoria de las páginas que emborracha.

Un racimo de versos es capaz de embriagar este momento que con sabor a sol o viento o lluvia poetiza cada día. ‬Mordamos esos versos que nos embriaguen.

El poeta versifica emociones que tan solo la sensibilidad del que se sacude de inverosímiles acciones, de ruidos ajenos, es capaz de sentir.

Hay días que no te apetece más que esconderte en lo poético, alejarte del ruido y buscar esos versos propios o impropios que corrijan los caminos de tu mente.

Uno se llena de contradicciones y reconoce que es donde habitan los silencios, en los campos, en el caminar, donde se encuentra con el sentido de su existencia.

Raros son los poetas, o raro es el mundo que nos rodea, también, ante la indiferencia de muchos que caminamos por él cada vez más ajenos al resto.

Nuestro poema termina con la vida, porque la vida es un poema que se llena de altibajos y emociones, que reivindica el cultivo del sentimiento en esa esencia desconsolada de sonrisas y lágrimas.

Dice Gabriel Bou que
"la poesía es una esencia misteriosa que impregna toda realidad para el que la escribe, para el que la siente, para el que la vive. La poesía crea una emoción, una emoción digamos estética, que es como un estremecimiento ante la belleza con la que el lenguaje recrea el sentimiento humano."
He escrito mucho por aquí sobre el sentimiento poético, sobre la poesía y su emoción. Tal vez lo que más me gusta de la poesía, de su lectura y escritura, es que nunca he pensado que un poeta tenga afán comercial, de vender nada. El poeta es ese bohemio, filósofo de la vida, predicador de emociones, sentimientos y vidas.

Cierto es que ahora parece que, entre las listas de libros más vendidos, aparecen algunos de poesía. Son esos libros de letras de canciones de autor, que últimamente las editoriales, con vista comercial, publican. Más que listas de poemarios más leídos, parecen las listas de canciones más escuchadas que publicaba la revista Superpop. Pero es poesía, pero se lee más poesía que nunca, algo es algo y por algo será.

Yo me quedo con esos momentos en los que versificar la vida significa construir la realidad que uno quiere. Me quedo con esos poemas abiertos que no tratan de resolver nada sino que, simplemente, experimentan con lo que ven, huelen o sienten en el momento, a ver que surge de esas entrañas poéticas.

Prefiero intuir, nunca definir, gozar con la expresión de la creación emotiva, de ese estremecimiento ante la belleza que es la vida.

Mientras escribo, comienza a anochecer y con la noche el silencio y esas lunas partidas que nos evocan este comienzo otoñal, poético, que busca más esas sonrisas tiernas en suspiros, que caricias empapadas en lágrimas. 

Deberíamos reconocer que, para muchos, la poesía es el aliento que alimenta el alma.

Y, por qué no, rompiendo el momento, dejo por aquí uno de esos temas que nos despiertan y motivan...