miércoles, 31 de mayo de 2017

Practicar la gratitud...

Robert Emmons nos regala diez consejos para practicar la gratitud:


1. Comienza un cuaderno de gratitud, con los momentos inspiradores que merecen agradecimiento.


2. Recuerda lo malo (no todo es un camino de rosas) para valorar lo positivo.



3. Pregúntate sobre lo que has recibido, lo que has dado y las dificultades que has causado.

4. Aprende oraciones de gratitud.

5. Atiende a tus sentidos (agudiza tu percepción).

6. Utiliza recordatorios visuales.

7. Haz pronunciamientos públicos de gratitud.

8. Analiza tu lenguaje (“el lenguaje determina la naturaleza y el contenido del pensamiento”, Benjamin Lee Whorf).

9. Utiliza expresiones faciales de gratitud: sonríe mucho y bien.

10.Sé creativo (piensa “fuera de la caja”): agradece incluso a quienes sientas que te pueden haber dañado.
Curiosamente solo nos acordamos del tiempo cuando lo perdemos. Perder el tiempo es perder vida, pasa y no queda.

martes, 30 de mayo de 2017

Dice Thomas Merton que...

" Nuestro trabajo consiste en amar a los demás, sin detenerse a preguntarse si son, o no son, dignos de ese amor. Eso no es asunto nuestro y, de hecho, no es asunto de nadie.
Lo que se nos pide hacer, simplemente, es amar, y es este amor, precisamente, lo que nos hará dignos a nosotros mismos y a nuestros vecinos."

lunes, 29 de mayo de 2017

Querido hijo...

Tu potencial está dentro de ti. Es como una palanca que decides mover o no mover.
Si quieres cumplir con un objetivo lo mejor es que no dejes de visualizarlo y trabajar con esfuerzo hasta el final, de lo contrario será muy difícil obtener un buen resultado.

domingo, 28 de mayo de 2017

28.05.2017... El poder frente a la fuerza.

Uno se despierta, tras haber estado soñando sin sentido, con temas que tienen que ver con la actividad profesional. Cuando comenzamos a soñar con el trabajo, con los más y los menos del día a día, es el momento de empezar a bajar el ritmo o no llegaremos a la meta.

Y así, con estos despertares, uno apunta, entre meditaciones y reflexiones, sobre el éxito y el fracaso, sobre lo que para uno es éxito y para otros fracaso. 

Si le dijese, como de vez en cuando hago, a mi hijo de dieciséis años, lo que es el éxito, se lo explicaría con una simple frase: el éxito no es tener ni llegar a ser, el éxito es conseguir estar contento con lo que eres y tienes, en la circunstancia que sea. 

Si lo mismo se lo he de explicar a un joven que comienza su carrera profesional, de esos a los que de vez en cuando me dirijo en los cursos que me convocan, le digo: éxito no es ganar, éxito es llegar, éxito es fracasar mil veces y levantar sin perder el aliento, la ilusión y la pasión por lo que haces.




Ahora, aquí sentado, tras pensarlo mucho desde esta mañana, me diría a mi mismo, mientras me acerco a los cincuenta, que éxito es vivir con la sensación de no haber fracasado contigo mismo. Y ¿qué es no fracasar contigo mismo? Haber hecho lo que uno cree, en lo que cree, sin miedo al que dirán y no pensar nunca que perdió la el tiempo o la oportunidad. ¿Simple? No tan simple. ¿Difícil? No tan difícil. Difícil es lo que queremos que sea difícil.

Está claro que lo que para unos es éxito en la vida, para otros es fracaso; lo que es fracaso puede ser éxito para alguno. Creo que siempre diré que moriré realmente feliz si mis padres se sintieron orgullosos de mi y mi hijo sintió a su padre como un referente en la vida. Para qué más.

Y así, entre estas divagaciones matutinas, nuestra carrera de 16 km, tranquila pero no exenta de esfuerzo, por esos caminos que siempre llegan a ese místico y espiritual lugar, el Cerro de los Ángeles. C y yo hemos conversado sobre esto y lo otro, sobre el liderazgo y el poder. La conversación ha surgido al comentar el triunfo de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE.

Creo que sobre este personaje se va a escribir mucho, no sé si para bien, pero se va a escribir más de lo que ya se ha hecho.

Contra todo ha ganado: contra el aparato de su partido, contra los medios de comunicación, contra los mil y un obstáculos que se han ido poniendo delante de él. ¿Y por qué? Porque ha creído en él. ¿Y por qué más? Porque ha vencido el poder interior frente a la fuerza. 

No es un personaje que me haga especialmente gracia, y no solo por las ideas que, por otro lado, respeto aunque no comparta. Me parece un tipo con sesgos radicales, con rencores que le provocan ciertos actos de prepotencia. Ni tenía que votarle en las primarias ni le he votado como candidato a la presidencia de este país.

Pero cierto es que he seguido de cerca su campaña a la secretaría general de su partido y he sentido cierta admiración sobre todo por el no dejarse llevar en ningún momento por el desaliento, por no hacer caso al que dirán o dicen y por creer profundamente en su proyecto trasladándolo así a sus seguidores.

Creo que el PSOE ha dado un ejemplo de democracia interna que, vuelvo a repetir, más allá de las críticas, envidias o chascarrillos de unos u otros, ya quisieran otros partidos tener; por ejemplo el PP.

Y sí, en este ejemplo que pongo y que también viene a cuento de lo que hablaba al principio, de lo que significa el éxito para unos o para otros, diré que ha quedado ratificado algo que algunos no contemplan: no es lo mismo fuerza que poder

La fuerza es externa y el poder interno. Hay quien cree que la fuerza, o con la fuerza, se puede todo, y no se da cuenta que el poder interno, el poder que te genera creer en lo que haces para enfrentarte a aquellos que utilizan la fuerza, las tretas maléficas, que humillan para tratar de vencer, ese que hace que consigas llegar a la meta con unos resultados óptimos.

Una vez que iniciamos el camino, porque creemos en él, confiamos y tenemos focalizado el resultado. No hay que cambiar de dirección.

Hay quién no se da cuenta que la fuerza te la genera siempre la contrafuerza. Nada puede presionar sobre algo si no existe otra cosa que se le resista.

No se trata de competir, a veces el éxito está en darle la vuelta a la moneda.

El éxito surge de saber a dónde mirar, no qué mirar: mirar lo que somos. La fuerza no da el éxito, el éxito lo da el 'poder interno', la convicción.

Termino con un ejemplo por todos conocido: el poder de Mahatma Gandhi contra la fuerza del Imperio Británico. Gandhi partía de un principio de verdad universal: la igualdad de todos los hombres en virtud de su creación. Un principio universal, con poder universal.

Pero los británicos estaban motivados por sus intereses más personales; los intereses del resto, los intereses generales, les preocupaba bien poco. Esa fuerza chocó contra el poder ilimitado de la voluntad de Gandhi y el imperio sufrió una derrota inevitable. El canijo de menos de cincuenta kilos, despreciado por el sistema por tener la piel oscura, puso de rodillas a todo un gigante, a esa potencia que se creía.

Que algunos se apliquen el cuento, en este caso el ejemplo.

Dice Thoureau que...

"La civilización que ha estado mejorando nuestras casas no ha mejorado igualmente a quienes las habitan."

sábado, 27 de mayo de 2017

27.05.2017... Reflexiones de sábado con nubes.

Me llevó la semana de viajes por esa magnífica, hermosa y radiante capital andaluza que es Sevilla

Un par de días intensos, entre magníficas gentes de allá y de acá. Solo algunos instantes de tren me permitieron parar, desconectar. 

Días estos de calor, de luz, que nos hacen sentir que el trabajo que uno hace, más allá del fruto que se obtenga, si se ama, te hace despreocuparte de los resultados. Simplemente lo vives, te sientes bien, aunque llegues a estas horas del sábado algo cansado y sediento de serenidad y quietud.

Es momento de sentir, de pensar, de tratar de dominar esa mente que en el día a día trata de dominarnos a nosotros. Es momento de alimentar nuestro interior. 

Lo decía el maestro Epicteto hace mucho tiempo:
 "Ningún hombre es libre si no es dueño de sí mismo."
Ahora pienso que el esfuerzo en el día a día, en uno mismo, ese que no busca éxito ni ostentaciones, que ni siquiera recibir más resultado que el de lo bien hecho, el de la conciencia tranquila, el del buen dormir.



El trabajo nos lleva y arrastra como una corriente sin freno. Pero toda corriente lleva al mar, ese mar inmenso que nos explica, como decía Rumí, que una sola gota encierra el océano entero.

A veces los retos que tenemos enfrente nos generan inquietud, miedos. Tenemos debilidades. Ser consciente de ello es tan importante como afrontarlas y tratar de resolver todos nuestros miedos. Los miedos nos provocan desánimos; desánimos que llegan a negativizar nuestra actividad entendiendo que nada de lo que hacemos sirve de nada. El miedo puede paralizarnos o consumir esa energía que nos lleva hacia delante.

Si damos lo mejor de nosotros mismos en cada cosa que hacemos, no tendremos que arrepentirnos de nada, ni siquiera tendremos que pensar en los resultados. 

Da lo mismo. Lo importante es saber quienes somos y aplicar nuestro ser a cada una de nuestras actividades.

Para mi es importante parar, detenerme un instante, una tarde, un día. Recapitular, pensar, sentirme dentro. Perfeccionar mi mente y mi espíritu. Es una forma de resetearme y eso solo lo consigo pasando un tiempo a solas, inmenso en el silencio, mi silencio, ese que no deja de llamarme. 

Contemplarme. Contemplar la calma. Sentir que todo y todos somos uno.

Es en ese instante en el que vuelvo a confiar, en el que vuelvo a percibir y visualizar con claridad las metas, los sueños y comienzo a sentir el beneficio del silencio.

Dominar nuestra mente es dominar nuestra vida.

Y así, mientras escucho lo nuevo de Andrés Suárez, 'Desde una Ventana', no dejo de contemplar el cielo, medio nublado, que ha conseguido hacerme sentir, nuevamente, que disfrutar de las pequeñas cosas, de esa belleza que a todos nos rodea que puede ser, simplemente, este cielo gris, y nos hace percatarnos que pasar la vida persiguiendo grandes placeres, grandes cosas, tal vez nos haga perder el tiempo para lo importante.

Vive según tu imaginación. Siembra y cosecha tus sueños.

"Cuando admiro la maravilla de un ocaso o la belleza de la luna, toda mi alma se ensancha adorando al Creador"Gandhi
Dicen que la paciencia es la única fórmula que existe para llegar y vencer. Ser impaciente puede provocar errores.

viernes, 26 de mayo de 2017

26.05.2017... La mente...

Uno de los temas que más me atraen, es el estudio de la mente humana, de las emociones, de esa capacidad que tiene para hacernos levantar del suelo o paralizarnos. Del qué puede pasar por la cabeza de una persona para quitarse la vida o para quitársela a sus seres más queridos, por ejemplo los hijos.

La mente humana es todo un complejo de facultades que emergen de ese espacio físico y diminuto que es el cerebro.

Los antiguos sabios hebreos creían que la mente residía en el corazón.


La mayor parte de las cosas que hacemos con nuestra mente todavía no tienen una explicación definitiva. 

¿Pero, qué es la mente? Algo intangible y difícil de precisar. Según la Wikipedia: «La mente es el nombre más común del fenómeno emergente que es responsable del entendimiento, la capacidad de crear pensamientos, el raciocinio, la percepción, la emoción, la memoria, la imaginación y la voluntad, y otras habilidades cognitivas. La mente integra diversas facultades del cerebro que permite reunir información, razonar y extraer conclusiones. En psicología es común distinguir entre mente y cerebro, aunque la mente emerge del cerebro. Desde las neurociencias la mente puede considerarse una experiencia subjetiva creada por la actividad cerebral con el fin de producir un punto de referencia para el movimiento (Rodolfo Llinas en "El cerebro y el mito del yo"). Siendo así, la mente puede considerarse una función más del cerebro encargada de organizar la conducta hacia objetivos determinados y que produce una experiencia subjetiva conocida como "yo" alrededor de la cual se organiza el movimiento (conducta). La función mental sería una propiedad emergente del cerebro, como la función digestiva lo es del aparato digestivo».

Para Howard Gardner la mente consiste en un conjunto de mecanismos de computación específicos e independientes. La inteligencia emerge de la supraestructura conformada por las estructuras mentales. Las estructuras mentales serían acciones cumplidas o en potencia exteriorizadas en movimiento o interiorizadas en pensamiento... Existe la tendencia a comparar al cerebro con los constructos electrónicos del hombre. No se debe hacer, pues se suele caer en demagogia y alguna que otra falacia argumental. No existe base científica que logre demostrar sin margen de error que los datos de las comparaciones sean fiables al 100%, por lo que esos estudios son estimaciones por comparación entre conceptos equivalentes. Si bien las equivalencias pueden llegar a satisfacer los requerimientos de ciertos científicos, ellos mismos reconocen sus límites a la hora de entender el funcionamiento exacto del cerebro... El software es al hardware [en el terreno informático,] lo que la mente es al cerebro [en el terreno biológico].

Toda la creación humana es producto de un pensamiento. Los pensamientos surgen de la mente como impulsos creativos y cuando éstos se manifiestan en forma organizada producen una expresión creativa.

Y todos tenemos iguales capacidades, desde que nacemos, para organizar los pensamientos, por lo tanto la mente es una estructura que tiene con poder organizador.

Ese yo consciente.

Los estados mentales coinciden perfectamente con el funcionamiento del cuerpo, con el humor, con la expresión de la cara, con las relaciones personales, y con el bienestar físico general; y si una persona es buena observadora puede leer el pensamiento de otra por su aspecto.

De manera que solamente si somos conscientes podemos cambiar nuestros pensamientos porque la mayoría de éstos, surgen espontáneamente en forma automática.

Hoy leía, a través de una emotiva carta, el suicidio del músico y cantante Chris Cornell. Guitarrista y cantautor estadounidense que adquirió fama por ser el vocalista de Soundgarden, Audioslave y Temple of the Dog.

Cornell, con 52 años, con mujer e hijos, con aparentemente todo en la vida, decidió ahorcarse la semana pasada en la habitación de su hotel. Era autor, entre otras, de la exitosa canción Black Hole Sun (Agujero negro solar) y una de las figuras de la generación grunge, la respuesta nihilista de los noventa a la deriva comercial del rock.

Sufría depresión y parece tomaba varios medicamentos contra la ansiedad. Su mujer dijo tras conocer la triste noticia que “sé que amaba a nuestros hijos y que nunca se hubiera quitado la vida conscientemente por el daño que les haría”

Gentes que aparentemente lo tienen todo, sin problemas, llegan a quitarse la vida porque sí. Qué cable se cruza en la cabeza de una persona. Qué cable puede cruzarse en la cabeza de cualquiera.

Vicky Cornell, ha escrito una carta abierta dirigida a su marido que paso a reproducir porque me ha parecido hermosa, desgarradora y a la vez poética:

A mi dulce Christopher.
Fuiste el mejor padre, esposo y yerno. Tu paciencia, empatía y amor siempre fueron demostrados.
Siempre dijiste que yo te salvé, que no estarías vivo si no fuera por mí. Mi corazón se iluminaba al verte feliz, vivo y motivado. Entusiasmado por la vida. Haciendo lo posible por devolver todo eso que recibías. Tuvimos el mejor momento de nuestras vidas durante la última década y siento mucho, mi dulce amor, no ver lo que te pasaba aquella noche. Lamento que estuvieras solo, y sé que ese no eras tú, mi querido Christopher. Tus hijos también lo saben, así que puedes descansar en paz.
Estoy destrozada, pero seguiré de pie por ti y cuidaré de nuestros hermosos bebés. Pensaré en ti cada minuto de los días y lucharé por ti. Tenías razón cuando decías que éramos almas gemelas. Se dice que los caminos que se han cruzado lo volverán a hacer y sé que me encontrarás, y yo estaré aquí esperando.
Te amo más de lo que cualquier persona haya amado en la historia del amor y más de lo que cualquiera lo hará.
Por siempre y para siempre.
Tu Vicky.

La depresión es una brutal enfermedad mental. Una enfermedad que te lleva a la negativa a vivir. Una de esas enfermedades de las que surgen las preguntas sin respuesta.

Pensar en positivo es trascendental, el deporte y, sobre todo, no dejar de sentir la emoción de vivir cada instante; decir lo que se piensa y se siente a cada momento; no guardarnos nada dentro y menos aquello que pudiera resultar negativo. Hay que sacar de nuestras cabezas la sensación de tristeza, de oscuridad, de negatividad.

Vivir, vivir, vivir.

Los errores o los fracasos, no dicen si somos mejores o peores personas. Todos somos seres excepcionales y maravillosos. Las personas no son resultado de nada.

A vivir intensamente.

Dice George Steiner que...

"El mal no tiene un ser autónomo. Simplemente es la ausencia, la privación del bien, tal y como la oscuridad es la ausencia de luz" 

miércoles, 24 de mayo de 2017

martes, 23 de mayo de 2017

23.05.2017... seguimos en camino.

No sé por qué, esta mañana de camino al tren, más allá de taponarne los oídos con los cascos del iPhone y escuchar noticias o música, me apetecía escuchar la calle, embriagarme de los sonidos de la vida que despiertan el día. 

Los problemas que tenemos son diferentes dependiendo de cómo los miramos. 

Si nos ponemos a escuchar, pero taponamos nuestros oídos, es una manera de distorsionar los sonidos que nos entran y repercuten en nuestro cerebro. Pasa lo mismo que cuando miramos, todo nos llega distorsionado.

Cuando uno cumple años, se llena de una especie de satisfacción por haber conseguido, como si de un reto se tratara, vivir trescientos sesenta y cinco días más. Para unos el llegar a la fecha es sobrevivir, para otros, entre los que me encuentro, el llegar es haber tenido el privilegio y oportunidad de vivir durante ese periodo que es un año, una etapa más en la vida, llena de momentos extraordinarios, poéticos y, por qué no, alguno de esos que es mejor olvidar pero que siempre sirven de experiencia.

Las vidas a veces son caóticas y te das cuenta que es así cómo pierden el sentido, por eso el camino te va dando la oportunidad de ir aclarándonos poco a poco, limpiándonos de porquerías varias y llenándonos de aquello que nos provoca esa sensación indomable de felicidad.

Esta mañana, en el ruido de las calles, reflexionaba sobre la responsabilidad que tenemos en el caos que puede existir a nuestro alrededor. Para producir una revolución en el exterior primero debemos producir una revolución radical en nosotros.



Aceptamos los caminos fáciles. Cuando tenemos que elegir, siempre, casi inconscientemente, vamos hacia lo más fácil. Creemos que eso es lo seguro. Creo que es un error. La única manera de aprender es tropezando y caminando por caminos difíciles de transitar. Sin perder de vista nuestro destino, meta u objetivo, pero siendo capaces de investigarnos, de llegar a la verdad libremente, de no dejarnos llevar por lo fácil y aprender de la dificultad.

Estar despiertos. Para despertar es necesario aprender, y para aprender hay que equivocarse y no caminar por el camino más fácil.

Nos hemos acostumbrado a seguir las pautas que nos vienen marcadas, los caminos, las creencias, las ideas que otros nos marcan... En lo fácil, lo cómodo. Pero así no somos libres, es imposible ser si no sigues tu propio camino.

Tal vez dediquemos nuestras vidas a ser lo que no somos y eso es un robusto error. Pongo yo el ejemplo, que sin quererlo ni premeditarlo, he pasado y paso por diversas facetas sin que me permitan tiempo a dedicarme a lo que verdaderamente me gusta. Cierto es decir que, con acierto, lo que me gusta no he podido nunca hacerlo bien aunque, y no intento justificarlo, lo que no me gusta también lo hago mal. 

Recorro el camino, ahora que comienzo a ese medio siglo a paso lento, acumulando y acumulando, cuadernos, libros, tiempos, estilográficas sin tinta, canciones, zapatillas poco gastadas y camisas raídas en sufridas oficinas. 

Mientras, voy buscando las noches sediento de paz. Escupiendo algunos versos que van perdiéndose entre sueños. 

Qué confusión. Qué error creerse lo que uno no es ni será. 

A veces, cuando me asomo a mi ventana, veo la vida que pasa como si viajara en ese vagón del AVE camino de Barcelona o Sevilla. Todo es verde, pero la velocidad lo convierte en un paisaje borrado en el instante. Todo es un momento tal vez inadvertido, pero lo es. Todo ha sido un momento, como lo es el de ahora, que escribo esto y tú, con esa sonrisa de mariposa angelical, también lo lees dejando que pase el momento, rápido, inadvertido en este cuaderno que vuelve a llenar de tinta sus páginas.

Y así, desde aquí, con estas reflexiones raras pero típicas en mi, despido el día.
Si terminas por asumir que cada día que despiertas tiene que convertirse en un reto o en una conquista, dejas de vivir. ‬Cada día debe ser algo por descubrir, algo por saber, algo para sentir. Y eso sí es vivir.

lunes, 22 de mayo de 2017

Dice Osho que...

"La soledad no es aquello que sucede cuando estás solo, sino aquello que sientes cuando no puedes estar contigo mismo."

domingo, 21 de mayo de 2017

21.05.2017... a por el siguiente!

Recién llegado de Minaya, en una especie de estado particularmente cansado y sin razones para ello. No sé si los años pesan tanto que, de la noche a la mañana, te conviertes en una especie de losa difícil de mover.

He respirado campo, he respirado viento, he escuchado cada silencio y aprendido de ese cantar de las golondrinas, que planean sobre esta mirada mía que me deja embelesado de tanta elegancia.

Ha sido una semana rápida, veloz. En algunos momentos me hubiera gustado haberla hecho lenta, pero como sin darme cuenta terminé mis cuarenta y nueve años de vida, dando inicio a ese otro que me llevará al medio siglo, si el GADU así lo quiere. A por otro.

Trataremos de poner los medios para llegar con las máximas fuerzas, ilusiones y vida.

Es una casualidad que esta semana de cumpleaños haya podido estar en dos lugares que me transforman.

Viajé a Barcelona, ese lugar que ya se ha convertido en mío porque envuelvo mis  momentos en una especie de poema con un mágico sabor a mar, reflejado en el verde de una mirada clara y limpia, que nada podrá igualar.

Y cómo no, este Minaya mío que me ha vuelto a hacer disfrutar de un día entrañable, colocándome, como siempre, en ese estado de vital sencillez que te revuelve para hacerte sentir que lo importante está en valorar y disfrutar, no en tener y estar siempre corriendo.

Esta semana, también, he sentido con enorme satisfacción, cómo alguien te puede hacer sentir el mundo con un simple detalle. Porque a veces los detalles, los pequeños detalles, nos sorprenden de tal manera que quedan gravados en el corazón para siempre.

Se regalan libros, se regalan cuadernos, se regalan bolígrafos y plumas. Regalar una libreta pequeña, escrito con muchas de esas palabras que alguien poéticamente utiliza, es regalar una vida, esa parte de uno de la que se desprende en unas páginas como una demostración de la propia grandeza de quién lo ofrece. 

Una pequeña libreta, envuelta en sol y cubierta de mariposas, puede ser, en este día a día en el que habito y vivo, el detalle más bonito que en mucho tiempo nadie haya tenido.

En estos mundos del 'yo' y el 'yo', en estos mundos de individualismos devastadores, encontrar a alguien que da, que entrega, que ofrece, que esculpe con amor su tiempo y hace partícipe a los demás de ello, es encontrar un verdadero tesoro.

Los tesoros que se encuentran sin buscar, son esos que permanecen siempre con nosotros.

Y entre que estoy cansado, que me apetece perderme en mis libros y que esto del blogger parece hoy no funciona muy bien, doy aquí por concluida la semana.

Seguir caminando hacia la meta, focalizada, con el mismo ritmo, sin pausa, levantando de los tropezones, es despertar‬ cada día con una ilusión.

sábado, 20 de mayo de 2017

Si castigas el cuerpo lo normal es que dañes tu mente. Por eso cuando resucitas mentalmente asumes los años que tienes‬. Y yo sé por qué lo digo.

miércoles, 17 de mayo de 2017

17.05.2017... Silenciando el Camino!

Ando estos días, entre idas y venidas, entre proyectos varios, entre mis líos y deslíos, en el inicio de lo que será la publicación de mi próximo libro. Un libro que, los que sois habituales a este blog, es parte de lo aquí escrito y que supone la continuación del volumen '¿Por qué no te lees?'.

Como todo inicio, hasta que se llega al parto final, me da algo de miedo y respeto. He terminado la recopilación de las notas, las he pasado a limpio y ahora comienza la corrección ortográfica y de estilo.

'¿Por qué no te lees?' fue un libro que quedó en unas 150 páginas. Este volumen, de momento, ronda las 700 páginas. ¿Es para asustarse? Es para que guste.

Os dejo lo que de momento es el borrador de la introducción a 'Silenciando el Camino. Diaforismos 2013/2016'.



A MODO DE INTRODUCCIÓN---------------------------------

 Desde hace ya unos años, podría decir que desde siempre, tengo la costumbre de anotar en un cuaderno pensamientos, reflexiones, que vienen o van navegando por mi mente. Esas ideas que te aparecen en los momentos más íntimos y personales; en el café, en el paseo solitario, entre las lecturas, en la barra de un bar, en tus silencios, en el camino.

Año a año van amontonándose en cuadernos y libretas, recogiéndose luego en ese espacio virtual, rincón de vómitos, suspiros, anotaciones y demás averías y desvaríos poéticos que es 'Cuando el Silencio me llama'.

El aforismo es un ejercicio mental y para mi vital.

Despierto cada mañana e intento, hasta que subo al tren del día, revolver la mente y tratar de sacar alguna reflexión o pensamiento de esos que luego, una vez leídos, pueden parecer una estupidez o una luz de motivación o reflexión para el que lo pudiera leer.

Pero ahí van quedando, en mis hojas, abiertos al mundo, publicados o escondidos en el día a día de mi vida.

En cada huella dejo un pensamiento que no es más que un silencio. Mis silencios me recorren como les recorro a ellos.

Todos tenemos un camino. Quien crea que no lo tiene, que lo busque.

A veces digo mucho con pocas palabras, a veces nada con muchas. Quedará como esa esencia de mi pensamiento y mi estado emocional; esa esencia de mi, de lo que soy y siento.

Aquí están mis pasos, mis tropiezos. Lo que pienso, mis ideas. Lo que me emociona, lo que me transforma. Mi amor por los libros, por mis campos, por los versos y la vida.

Y es que en estas páginas está mi vida, esa que uno va haciendo en el caminar de los días;  mi familia que me acompaña, los pocos amigos que uno lleva, las personas que me importan, mis rincones y ese Minaya siempre presente.

Un aforismo es, según la RAE, una sentencia breve y doctrinal que se propone como regla en alguna ciencia o arte. Del latín aphorismus, una declaración breve que pretende expresar un principio de una manera concisa, coherente y en apariencia cerrada.

Parece que fue utilizado por primera vez por Hipócrates como una serie de proposiciones relativas a los síntomas y al diagnóstico de enfermedades. El concepto fue aplicado después a la ciencia física y, posteriormente, generalizado a todo tipo de principios.

El aforismo es algo así como un género entre literatura y filosofía. Creo que la velocidad de la vida y, sobre todo, las redes sociales, han producido un espacio en el que el pensamiento en corto, espontáneo, meditativo, poético o reflexivo, está provocando la vuelta de un género literario poco reconocido pero existente desde los tiempos.

El aforismo no deja de ser un diálogo con uno mismo. La extrañeza del encuentro vital con el ser.

Es un pensamiento en pocas palabras, fuerte, directo. Un pensamiento conciso que concentra gran intensidad. Pequeño pero puro, poético.

En estos aforismos que uno va escribiendo, va dejando la vida. La vida es tan corta en el tiempo como el aforismo en un papel.

El aforismo hay que leerlo despacio, degustarlo, pensarlo, dejar que te pellizque.

Me interesa mucho el aforismo; invita a contemplar, conocer, comprender la mirada de quién los escribe.

En el año 2013 apareció el libro '¿Por qué no te lees?'. Contenía mis notas, reflexiones, aforismos, soliloquios de cuatro años de mi vida, el período que va del año 2009 al 2012. Ahora que releo, en esas páginas se puede contemplar una etapa, unas circunstancias. Nunca pensé en publicar mis notas, pero tuve uno de esos momentos en los que decidí hacerlo, tal vez provocado por el cierre de esa etapa vital.

Hoy es el momento de continuar con los cuatro siguientes años. Otra etapa, otras circunstancias y tal vez otra madurez que queda reflejado en la mirada de estos nuevos textos.

Pero este no es un libro de aforismos como tal, no es un diario tal cual lo conocemos, tampoco es un libro de autoayuda ni de filosofía aplicada a la vida. Es un diaforístico que dejo en tus manos para que leas en la tranquilidad de tus días, de tus momentos.

Este libro pretende ser un homenaje al pensamiento, al caminar, a ese volver a la vida serena, tranquila en la que seamos conscientes de los momentos, del presente que vivimos, de la belleza de lo que nos rodea.

Sólo espero que estos textos te hagan disfrutar, sentir y, sobre todo, pensar.

Gracias por leerme y por acompañarme en mi camino.